Cuando llega la primera comunión, es el momento de una etapa de cambio muy grande de vuestros hijos, lo he vivido en primera persona y es increíble el cambio que dan después de este evento, una transformación hacia la adolescencias tanto física como intelectualmente. Por eso para mí los reportajes de comunión, son una excusa perfecta para retratar este momento y guardarlo para siempre. Estas sesiones de fotos son geniales, me encanta ver el espíritu y la personalidad de los comuniantes. Cada uno empieza a definir sus gustos y por supuesto su caracter, es fácil conectar con ellos, eso es lo que más me divierte y de esta manera sacar de este reportaje de fotos al máximo su esencia.

Por este motivo, las sesiones de fotos de primera comunión, procuro cuidarlas al detalle, quiero que en estos reportajes saquemos la esencia de vuestros hijos, incorporar aquellas cosas que lo definene, sus gustos, aficiones...Y por supuesto, es un momento más que perfecto para hacer fotos en familia, junto con sus hermanos y con vosotros papás, a veces, empezamos a decir que tenemos pocas fotos en familia, o el padre o la madre se quejan de que ellos siempre hacen las fotos en casa y salen poco, pues este es el momento para que tengáis una sesión con fotos familiares bien bonita para poder sacar y recordar durante toda vuestra vida.